INICIO

VIDEO Lionel Messi rompió el silencio y habló del Mundial de Rusia: “Mi hijo me pregunta por qué no me quieren en Argentina"

Lionel Messi rompió el silencio

El 10 explicó cómo se sintió tras la dura eliminación ante Francia: “Quiero ganar algo con la Selección Argentina; si no, me quedaría en mi casa. Mi hijo de seis años me pregunta por qué no me quieren en Argentina”, expresó entre otras cosas el mejor jugador del Mundo.

Tras nueve meses de silencio, Lionel Messi finalmente habló sobre la eliminación de la Selección Argentina en el Mundial de Rusia: “Pensé en encerrarme, hacer el duelo solo con mi familia. Quería olvidarme lo que había vivido, alejarme un poco del equipo, dejar pasar el tiempo y enfriarme. Me pegó duro, terminar el ciclo de esa manera fue doloroso”.

En diálogo con Radio FM 94.7, el 10 del Barcelona también se refirió a la camada de futbolistas que fueron parte de la Selección en los últimos años y las constantes críticas por las derrotas en las finales: “Nuestra generación fue maltratada. Vivimos cosas anormales, cosas que no había pasado con ninguna otra Selección. Se dijeron muchas barbaridades”.

 

Me tira seguir volviendo, quiero ganar algo con la Selección. Voy a jugar todas las cosas importantes. Llegamos a una final del Mundo. No es fácil. Siempre tuvimos quilombo con el periodismo. Llegaron a decir que yo manejaba la AFA, que yo manejaba ese club de amigos que ellos decían”, dijo también.

Al ser consultado por la profunda renovación de plantel que hizo el técnico Lionel Scaloni, dijo que se trata de un proceso "normal" pero admitió que el cambio fue "brusco" y que debería haberse hecho de manera más gradual hace algunos años. "Hay chicos con mucho potencial para jugar en la Selección", avisó.

"Yo no quiero convertir en realidad todas las mentiras que dicen. No elijo a los entrenadores de la Selección. Vivo escuchando cosas malas y se hace difícil disfrutar con ese entorno. Si hubiéramos ganado el Mundial de Brasil todo hubiese sido diferente. Lo perdimos por detalles. Después vinieron todos los quilombos y creo que el manejo con la prensa debió hacer sido otro", disparó.

El capitán habló sin tapujos. No se calló nada. Dijo que la Selección Argentina hoy por hoy no es una potencia futbolística como sí lo era hace algunos años: "El respeto por nuestro equipo sigue ahí, pero después hay que ganárselo en la cancha. Estos chicos que están hoy tienen 7 u 8 partidos, no es fácil, hay que trabajar".

"Hace poco pensaba: La España de 2010 era un equipazo, eran fenómenos, pero también tuvieron suerte en la final del Mundial contra Holanda. Y antes le ganaron a Paraguay por penales. Muchas veces precisás de esos momentos de suerte y nosotros nunca los tuvimos", dijo en referencia a las derrotas de la Argentina en las últimas finales que disputó vs. Alemania y Chile.

"Ser campeón del mundo es lo máximo y nosotros estuvimos ahí. No se paga con nada, creo. Me lo cuentan otros que ya lo vivieron. Es lo más lindo y lo más importante del fútbol. Yo gané todo a nivel de clubes, pero es duro no haberlo conseguido en mi país", dijo también sobre la Copa que se le escapó en Brasil 2014.