El precio de la carne subió entre un 13 y 24 por ciento en un mes, pero no tocó techo

Nuevo precio de la carne
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Impactó el incremento en los valores de la hacienda, que estaban desfasados.Un kilo de asado ronda entre los $250 a $300. En un año, el aumento fue superior al 50%.

La carne de vaca se convirtió en un bien de lujo. Los precios de las carnicerías se dispararon por las nubes en el último mes y medio en Salta, al igual que en el resto del país.

El kilo de asado ronda entre los $250 a $300, de acuerdo a donde se lo compre, y los incrementos de precios aún no habrían llegado a su tope debido a que aún no se equipararon con los aumentos que se registran en los valores de la hacienda.

Según los últimos relevamientos de la Subsecretaría de Defensa del Consumidor de la Municipalidad de Salta, entre la primera semana enero y febrero el kilo de cuadrada pasó de $234 a $265 en un supermercado capitalino con precios y calidad dentro del promedio del resto de los centros de compras. El aumento mensual fue del 13% y el mismo corte se podía conseguir un 50% más barato hace un año. En tanto, el kilo de tapa de asado aumentó un 58% en un año y un 14% de manera intermensual.

En un súper con precios que están entre los más caros de la ciudad, el kilo de cuadrada de primera calidad salía $276 en enero y $342 este mes. El incremento fue del 24%. En cuanto al kilo de tapa de asado, en el mismo local pasó de $239 a $296, también con un aumento del 24%.

Según explicó el vicepresidente de la Sociedad Rural de Salta, Carlos Segón, la fuerte suba en el precio de la carne se debe a un "acomodamiento" de los valores de la producción bovina que se retrasaron el año pasado tras la devaluación de la moneda argentina.

"A partir de mediados de enero recién empieza a recuperar el valor de la hacienda y tanto el novillo gordo como el ternero vuelven al precio de US$1,50 y US$1,60 por kilo, que es el precio histórico. Se había caído a US$1,10 y en estos días recuperó, aunque sobre todo por la falta de hacienda gorda que hay en el mercado", señaló el referente en ganadería.

Esos precios en dólares, que son los que manejan los productores, son los que se empezaron a trasladar a las carnicerías en las últimas semanas. De acuerdo al Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva), entre la inflación que se registró en la hacienda y el que se observa en las góndolas hay una diferencia de cerca del 10%.

Segón consideró que ya se equilibraron los valores en el campo, por lo que no debería haber nuevos incrementos por ese lado, al menos en el corto plazo.

"Hasta diciembre pasado la ganadería venía con un precio muy bajo. Si se toman los parámetros de diciembre de 2017 a diciembre 2018, el novillo gordo subió un 47% y el ternero no llegó a un 20%, y los costos de producción en ese mismo período aumentaron por arriba del 100%, sobre todo si uno toma en cuenta el tema de maíz y gasoil, que son los que más impactaron", detalló el productor.

Sobre las otras carnes más consumidas, el pollo y el cerdo, Segón dijo que es de esperar que también suban sus precios de venta al público.

"El pollo y el cerdo actúan como sustituto. Cuando sube mucho el precio de la carne de vaca, la gente se vuelca a esas carnes y eso hace que traccione un poco el precio", precisó.

Estado de situación

El dirigente de la Sociedad Rural estimó que este año habrá un crecimiento en la ganadería salteña. "Las lluvias ayudaron, el estado de los campos en general es bueno, con algunas excepciones en la zona de Apolinario Saravia y Mollinedo (donde hubo inundaciones). Productivamente la ganadería va a andar bastante bien este año", estimó Segón.

De todas maneras, advirtió que se deberían habilitar más campos para la cría de ganado, algo que consideró como "improbable" tras la última experiencia sobre los 32 lotes del Chaco salteño cuyas explotación fue paralizada por la Provincia.