Menu Especial

Aire de Libertad..

RQ 99.9 para celular y tablet

Previous Next

Locales

Urge que el Programa de Diabetes reciba una donación y cumpla la ley

Urge que el Programa de Diabetes reciba una donación y cumpla la ley

Un laboratorio donó $2,5 millones en dispositivos para medir la glucosa sin pinchazos. Aún no los reparten.

A raíz de los problemas que los niños y adolescentes más vulnerables con diabetes 1 vienen teniendo para acceder a las nuevas tecnologías como marca la Ley 8133, el laboratorio Abott le cedió a la Fundación Juntos a la Par Diabetes 1 Salta un valor de dos millones y medio de pesos en sensores y escaners del sistema Free Style Libre, que permite medir la glucosa sin pinchazos, destinados a los 100 chicos sin obra social de toda la provincia, inscriptos en el Programa Provincial de Diabetes, dependiente del Ministerio de Salud de Salta. El problema ahora es que las autoridades del Programa de Diabetes, a pesar de los comunicados recibidos desde el laboratorio Abott sobre esta donación que la Fundación Juntos a la Par cedió a la Provincia, no han puesto aún la fecha para recibirla y mientras tanto, como un incesante tic tac tic tac, los chicos se siguen pinchando hasta 12 veces por día, y esperando alivio con este método revolucionario que está al alcance de las manos... pero no se puede tocar.

La pregunta es ¿qué le pasa a las autoridades del Programa de Diabetes que no se apuran a recibir los dispositivos y distribuirlos entre los más necesitados? Son personas cuyas vidas están trastocadas por una enfermedad que les condiciona cada movimiento. Medir la glucosa es la clave para comer, jugar, estudiar, dormir y para eso siempre debieron soportar los indeseables pinchazos que se suman a otros pinchazos de la inevitable aplicación de insulina. Pero los primeros pinchazos, los que miden el azúcar en la sangre, se pueden evitar con el método revolucionario de Abott que implica un parche, botón o dispositivo en la piel y un escaner o un celular con la aplicación Free Style Libre, link que lea la sangre a través del dispositivo. Así de simple para hacer la vida de los niños más pobres de Salta, menos dolorosa y de paso cumplir con la Ley 8133 que así lo ordena.

Corresponde que la Provincia distribuya los dispositivos 

Juntos a la Par transfirió la donación, ya que asume que no es su competencia.

“Esta donación es algo que nunca pasó en el país ni en el mundo con la multinacional Abbott. Y lo hacen por el trabajo que vengo realizando con la Fundación y por haber escrito lo que hoy es la ley 8.133. No hay precedentes de que un laboratorio haga semejante donación y eso es un aliciente en esta lucha enorme que venimos dando para que mejore la calidad de vida de los niños pobres con diabetes 1. Son 100 escáneres y 200 dispositivos para cubrir a todos los chicos que están inscriptos en el Programa Provincial de Diabetes, incluso Abott se comprometió con la fundación a que si hay nuevos inscriptos en el Programa, los va a cubrir también. Aún así el Programa, que no viene cumpliendo con la ley, no recibe los dispositivos donados para entregarlos”, dijo la presidenta de la Fundación Juntos a la Par, Rossana Del Frari. 

Ofuscada con la demora y con el recurrente incumplimiento de la ley, Del Frari aclaró el motivo por el que la Fundación no realiza el reparto de la donación de Abott: “Desde la Fundación creemos que corresponde que el Programa provincial entregue los dispositivos a su lista de menores de edad con diabetes 1 sin obra social para que se cumpla la ley que se viene incumpliendo. Por eso la Fundación quiere hacer entrega de la donación al Programa provincial por medio del proveedor que es Igualar. Los chicos están expectantes, el laboratorio ya se comunicó con el Programa pero aún no han respondido cuándo le podemos entregar la donación de dispositivos y escáneres”.

Sin mezquindades

Del Frari reflexionó: “Tanta demora me hace pensar en la falta de sensibilidad que tiene el Ministerio de Salud y el Programa de Diabetes de la Provincia con la realidad de los chicos con diabetes. Ojalá no sean celos o falsas competencias, porque lo que está en juego es la salud y el bienestar de los niños más vulnerables para quienes la ley no se está cumpliendo por parte del Programa”.