Sin imágenes

Alfredo Casero se disculpó: "Estoy arrepentido de no haber sido lo suficientemente cauto"

Alfredo Casero:

El actor había dicho una frase desafortunada sobre las Madres de Plaza de Mayo y los hijos de desaparecidos.  ‘La cosa no es con las Madres, sino con la utilización política que le dieron‘, dijo.

 

Alfredo Casero fue invitado a Radio Mitre y aprovechó para disculparse por la frase desafortunada que enunció sobre las Madres de Plaza de Mayo. Según explicó el actor y humorista, una charla con su hija Minerva le hizo entender que debería haber sido más ‘cauto‘ al hablar de un tema tan delicado.

‘Estoy arrepentido de no haber sido lo suficientemente cauto. Estoy apesadumbrado y pido perdón. Ya no a la figura de alguien que me levante el dedo. Si no, estoy cayendo en lo mismo que ellos. Que cuando se muere una persona y es policía no hay un puto derecho humano por esa gente, no hay nadie que salte por esa gente‘, lanzó en La noticia deseada, el programa de Nicolás y Miguel Wiñazki. Y agregó: ‘La cosa no es con las Madres, sino con la utilización política que le dieron‘.

A raíz de la repercusión de sus dichos fueron canceladas dos funciones ( en Salta y Tucumán) de la obra que protagoniza, ¿ De qué no se puede hablar?

Luego de la visita de Casero a Animales Sueltos, el programa de Alejandro Fantino, donde el actor utilizó una metáfora sobre el flan para hablar de la situación del país que tuvo una amplia repercusión -al punto de que el presidente Mauricio Macri se tomó una foto comiendo flan-, , hizo otra declaración que le trajo críticas. El actor puso en duda la labor de las Abuelas de Plaza de Mayo y la identificación de los nietos recuperados. ‘Quiero estar seguro de todos los nietos‘, lanzó.

En Radio Mitre, Casero volvió explicar la metáfora del flan, porque -afirmó- ‘la gente no la entendió‘ y aseguró que muchos buscan demonizarlo. ‘Me arrepiento de haber ofendido a gente que no comprende lo que dije. También tengo que comprender a aquellos que toman cualquier cosa de lo que digo para decir que soy un demonio‘.

Fuente: La Nación