Sin imágenes

Cultivan para abastecerse y también para comercializar

 El predio cedido por un empresario a las familias de agricultores.

Son un grupo de 60 familias que antes tenían pequeñas huertas familiares y ahora consiguieron un predio más grande donde hacen trabajo comunitario.

Una manera de brindar trabajo con herramientas genuinas para producir desde la tierra cultivos de verdura que sean de autosustento y abastecimiento en el mercado local. Remolachas, lechugas, cebollas, tomates entre otros productos son cultivados en un espacio de dos hectáreas entre integrantes de 60 familias que le buscan la vuelta a la crisis a través del fomento de nuevas alternativas de trabajo.

Es sencillo, pero lleva su tiempo la labor de sembrar, cuidar las verduras y luego cosechar. Son horas de trabajo organizado que logra sus resultados en poco tiempo. Es un proyecto donde interviene el INTA y la Municipalidad de Rosario de Lerma. La producción comenzó como huerta comunitaria en algunos barrios. Luego las familias vieron como las verduras sanas y frescas eran parte de su nutrición diaria. Incluso el remanente de la cosecha se podía distribuir entre otras familias, y también para comercializar.

Con visión de futuro

"Hicimos un trabajo comunitario bien organizado. Algunos se entusiasmaron, y pensaron y seguir con este proyecto con otras alternativas de consumo. Llegamos a desarrollar el plan, siempre con la supervisión del INTA, para que, junto a cuatro organizaciones sociales con sus familias cultivemos a mayor escala. Pensando en el autoconsumo y ahora en la puesta en venta de estos productos", detalló el Secretario de Gobierno, Javier López, el proyecto de familias comunitarias.

La comuna gestionó la cesión a manera de comodato tierras idóneas en este tipo de cultivos de granja. "El intendente Jarsun (Ignacio) firmó un convenio con Luis Marcelo Torino, quién cedió 2 hectáreas, en donde se cultivan una variedad de verduras y hortalizas con el objetivo de ayudar a todas estas familias"

Una buena forma de ayudar a estos vecinos es brindarle estas herramientas para potenciar su proyecto, que día a día va creciendo. Este tipo de huerta comunitaria podría ser el principio de una futura cooperativa de pequeños productores de verduras.

Ferias exitosas

Este iniciativa fue movilizada meses atrás con otros emprendimientos realizados por estas familias. Ferias de emprendedores y sus productos son harto conocidas en Rosario de Lerma. La organización y el apoyo a su trabajo, es fundamental para salir adelante.

"Las ideas se vuelcan a proyectos inmediatos, siempre que exista organización y apoyo de parte del Estado. La comuna fijó las pautas de trabajo y gestionó los recursos disponibles. Las familias al ver que el proyecto tenía objetivos serios y con posibilidades de seguir creciendo se sumaron. Hoy son 60 familias. Podemos desarrollar nuevos proyectos con otras familias y recursos. Todo depende de ser organizados para trabajar", acotó López.

La comuna agradeció la buena disposición del empresario pecuario Luis Marcelo Torino, de disponer de sus tierras para este emprendimiento.

 

Fuente: El Tribuno