Sin imágenes

Reclama la libertad de su hijo que está preso "sin prueba"

El chico fue acusado de manera injusta, que no hay prueba

El hombre está enfermo y asegura que el menor de 16 años fue acusado de abuso sexual, pero la víctima no se presenta a declarar.

Néstor Alfaro Sánchez es un hombre soltero de 52 años que sufre una insuficiencia renal crónica. Hasta abril pasado vivía con su sobrino hijo en proceso de adopción de 16 años, pero desde hace cinco meses se quedó solo debido a que el adolescente fue detenido al haber sido acusado de un supuesto abuso sexual de una chica de su misma edad.

Según el hombre que vive en barrio 20 de Junio, el chico fue acusado de manera injusta, que no hay prueba y a pesar de ello la jueza de Menores Silvia Bustos Rallé le niega la libertad. "El era mi único sostén, era la persona que no solo me acompañaba en casa, sino el que me atendía y me llevaba a las sesiones de diálisis a la que debo someterme por la enfermedad que sufro", expresó Alfaro Sánchez.

Explicó que está desesperado, que recurrió a un abogado para poder resolver esta situación y que no encuentra respuesta. Dijo que el adolescente es hijo de su hermano y que desde los 11 años vive con él y que está realizando los tramites de adopción. "Era un chico de la calle, sin padre y al que mi hermana no podía controlar", comentó. Dijo que como él vivía solo se hizo cargo de la crianza y que desde ese momento su vida cambió. "Al principio me costó reencaminarlo hasta que entendió que debía dejar las malas, terminó la primaria y este año empezó la secundaria con notas sobresaliente", afirmó.

Alfaro Sánchez comentó que en abril la policía llegó a su casa y lo detuvo. "Lo que me dijeron es que el padre de la chica lo denunció por abuso, pero el problema es que no hay pruebas", refirió. Según el vecino, la supuesta víctima fue citada en tres oportunidades a declarar, pero en ninguna de ellas se presentó. "Yo no sé cómo son estas cosas, lo único que sé es que esta situación condiciona la libertad de mi hijo y, por ende, su inocencia", opinó.

Frente a lo expuesto, Alfaro Sánchez sostuvo que el menor se encuentra en una situación de precariedad jurídica y desamparado procesalmente debido a que la jueza de la causa mantiene el estado de detención del menor por el solo hecho de haber sido denunciado por un delito que hasta ahora no fue probado. En el escrito que el abogado defensor presentó ante la jueza Bustos Rallé se expresa que "las pericias que solicité se realicen en la persona de la denunciante no fueron realizadas por incomparecencia de la misma". Por ello requirió la aceleración del proceso a fin de evitar dilación respecto al estado de detención del menor. También advirtió que las pericias del equipo del CIF aún no fueron entregadas al Juzgado de Menores. "Estoy muy preocupado por cosas que están pasando, he querido hablar con la jueza muchas veces, pero nunca me pudo atender. Las secretarias me dicen que tengo que esperar, pero resulta que la persona que denunció todo esto no se presenta a las citaciones y si no se presenta el chico va a permanecer detenido toda la vida", se quejó el hombre.

Respecto al adolescente, Alfaro Sánchez aseguró que no tiene antecedentes penales. "El hecho de que haya tenido una vida de calle hasta los once años no significa que sea un delincuente", dijo. Y agregó: "Yo puedo dar fe de la persona que estoy criando". Como para sustentar sus dicho sostuvo: "Soy el más interesado en que todo esto se aclare, si es culpable que pague, pero resulta que lo tienen preso por una denuncia, con el agravante de que la persona que dice que fue abusada no se presenta a declarar. ¿Cómo es esto?".

Por último Alfaro Sánchez reclamó enfáticamente una pronta solución al caso. "Así como están planteadas las cosas la víctima es mi hijo porque lo tienen privado de su libertad sin prueba", concluyó.